Seguridad en Internet de las cosas

La conexión entre dispositivos domésticos puede facilitar la vida, pero hay que tomar medidas de seguridad para evitar ataques cibernéticos o pishing

“En la actualidad es común que un usuario disponga de más de un dispositivo, como una computadora, tableta, teléfono y reloj inteligente, entre otros, que le permiten el acceso a Internet en cualquier momento”, explica Jaime Olmos de la Cruz, responsable del Centro de Operaciones de la Red (NOC) de la Universidad de Guadalajara (UdeG). “Ahora el Internet de las cosas va más allá de los objetos personales, crea la conectividad con refrigeradores, hornos de microondas, lavadoras, televisores, cámaras de video, automóviles, etcétera, permitiendo su control en tiempo real y de manera remota, y en el caso de algunos prototipos también enviar y recibir información, lo que significa que a través de comandos de voz se les puede ordenar tareas”,

Conocido como IoT (por sus siglas en inglés) el Internet de las cosas es un término que hace referencia a los objetos que usamos en la vida diaria y que están conectados a la red: “Por ejemplo, a la computadora de nuestro automóvil se le puede ordenar un menú para una cena y cierto número de personas, al recibir la orden el dispositivo se pone en contacto con el refrigerador, el cual verifica el inventario de los ingredientes requeridos y revisar la caducidad de los productos, además puede consultar el correo electrónico o exponer las últimas noticias a través de su pantalla incorporada. Éstas son algunas funciones de las que hoy disponen este tipo de dispositivos, aumentando las funcionalidades habituales de cada uno”.

Olmos de la Cruz explica: “Dado que el número de dispositivos conectados a Internet es cada vez mayor, esto supone de la misma manera un impacto en la exposición de datos personales en Internet y las posibles amenazas y vulnerabilidades son factores que se deben tener en cuenta desde el inicio del diseño de cualquier dispositivo; sin embargo, el eslabón más débil siguen siendo los usuarios finales, por lo que la concientización y la cultura son fundamentales para garantizar la seguridad en el uso de los dispositivos”.

Agrega que no existe un estándar particular de seguridad para el IoT; no obstante, para garantizar un uso seguro de los dispositivos se deben aplicar una serie de medidas mínimas de seguridad que ayuden a reducir las amenazas derivadas del uso de estos dispositivos: “Una de las primeras medidas es mantener los dispositivos con la última versión de software que proporciona el fabricante y adquirirlos con aquellos que ofrezcan un buen servicio de soporte y atención a usuarios, posterior a la venta. Pero si no se dispone de soporte técnico adecuado, se recomienda mantener oculto el dispositivo dentro de la red local y evitar en lo posible publicarlo a Internet directamente e implementar acceso alternativo o remoto a los dispositivos por medio de una conexión segura como Virtual Private Network (VPN)”.

Con respecto a la manifestación del Internet de las cosas en la UdeG, explica que de manera indirecta, impulsa el IoT a través del apropiamiento y desarrollo de nuevas tecnologías: “Uno de estos aspectos que frecuentemente se alude, es que el Internet de las Cosas y el IPv6 están fuertemente alineados, es por ello que la implementación de IPv6 en la Red Universitaria, por parte de la Coordinación General de Tecnologías de la Información (CGTI), ha puesto a la vanguardia tecnológica internacional esta Casa de Estudio, porque ahora ofrece un espacio de direccionamiento más que suficiente compuesto por cuatro mil millones de subredes, las cuales son suficientes para asignarle dirección de Internet a cada dispositivo integrado o que se vaya a sumar al IoT (alrededor 18 trillones de direcciones por subred)”.

Por:
Rubén Hernández Rentería

Fecha:
6 Febrero 2017

Nota publicada en la edición 912

Fuente:http://www.gaceta.udg.mx/G_nota1.php?id=21108

Compartir en Google Plus